Alergia a los ácaros

Las personas alérgicas a los ácaros del polvo tienen un grave problema porque lo sufren tanto en su trabajo como en la propia casa. El ácaro (dermatophagoide pteronyssinus) es el parásito más común en el hogar y prolifera  en cualquier lugar donde se acumule el polvo (cortinas, sofás, camas, estanterías, cortinas, etc.). Se alimenta de esporas de moho, de escamas de piel humana, de escamas de insectos y restos orgánicos. Un solo gramo de polvo puede contener hasta más de 1.000 ácaros.

 La reacción alérgica la produce el contacto e inhalación de sus excrementos microscópicos que se suspenden en el aire por causa de cualquier movimiento que hagamos. De ahí la importancia de buscar métodos para minimizar el riesgo de alergia eliminando los ácaros del lugar de presencia de la persona alérgica (domicilio, trabajo, coche, etc.).

La humedad y el calor favorecen la proliferación de los ácaros por lo que no es recomendable pasar del 50% y de los 25º C de temperatura ambiente. Mueren a partir de los 56ºC por lo que se recomienda lavar la ropa de cama, preferiblemente de algodón, por encima de esa temperatura.

 

 

 

grupo de alergenos para ácaros:

  1. Dermatophagoides pteronyssinus
  2. Dermatophagoides farinae
  3. Dermatophagoides mezcla